Itziar Marcotegui

Psicóloga y guía turistica

Pablo Strubell

Economista


Cómo preparar un “gran viaje” es una pregunta que, tarde o temprano, le ronda a todo viajero. Nosotros tenemos una amplia experiencia a nuestras espaldas (puedes echar una ojeada a nuestra labor en www.ungranviaje.org o a nuestras bios en esta misma revista), y disfrutamos ayudando a que otros viajeros puedan cumplir sus sueños de la mejor manera posible. Para compendiar nuestros aprendizajes y poder compartirlos decidimos escribir y publicar un libro eminentemente práctico y con consejos contrastados en nuestra propia editorial, “La editorial viajera”, del que ofrecemos a continuación algunos extractos como invitación para su completa y concienzuda lectura.

¿Por dónde empezar?

Aunque sea de esas personas que ama la libertad y la improvisación (lo cual está genial), por experiencia te decimos que es precisa la planificación, por mínima y flexible que sea.

La planificación va a requerir que tengas en cuenta muchos aspectos a la vez, y aunque al principio pueda parecer complicada, no lo es tanto. Para organizarse, lo primero que hay que hacer es intentar responder las siguientes preguntas:

  • Cuánto tiempo vas a
  • Cuándo vas a
  • Dónde quieres
  • Qué quieres ver, hacer o
  • Cuánto te va a costar y de cuánto dinero

Aquí encontrarás algunas herramientas para responder algunas de estas cuestiones.

¿Por cuál de estas preguntas empezar?

El orden en que se deben responder depende de las circunstancias de cada persona: habrá quien tenga más flexibilidad o restricciones en unos aspectos que en otros (si, por ejemplo, tienes muy claro el momento de la partida o dónde quieres ir, lo demás se deberá adaptar a esa condición). Es decir, cada cuestión influye en las demás. Aunque al principio resulte un poco complicado tomar las decisiones si quieres ir a muchos lugares o hacer muchas cosas y tienes limitaciones de tiempo o de dinero, no te preocupes: encajarlas en la ruta o priorizarlas es más fácil de lo que parece.

¿Cuanto tiempo necesito?

El concepto “gran viaje” es muy personal y variable y difiere enormemente de una persona a otra. Pero lo im- portante es que ninguno es mejor en función de su duración, ni más tiempo significa que vayas a disfrutar más. Así que al empezar a imaginar, no te obsesiones con cuánto debiera durar ni te compares con otras personas. Debe ser tan largo como puedas o decidas, según lo que te veas capaz de realizar y afrontar.

Muchas veces, además, la duración viene condicionada por factores sobre los que no se tiene mucho control: quizá esté ligada a un periodo entre dos trabajos, a dos obligaciones con fechas definidas, a una excedencia laboral… ¿Que solo puedes dos meses? Estupendo. ¿Que tienes un año entero? Pues muy bien. Se trata de aprovechar ese tiempo y valorar que dispones de él y del coraje para emprender tu proyecto.

¿Quieres leer el artículo completo?

Para comprar la revista, tanto en su versión impresa, como digital pueden hacerlo en este enlace