El Instituto Cervantes de Pekín en colaboración con Centro de Estudios Latinoamericanos sobre China (CELC) de la Universidad Andrés Bello acogió la conferencia «Industrias culturales y las perspectivas de las relaciones culturales China-Iberoamérica».

En la misma estuvieron presentes dos especialistas de excepción sobre el tema, el director del Centro de Estudios Latinoamericanos sobre China (CELC) y Fernando Reyes, y el investigador de Teoría de la Cultura de la Universidad de Pekín, Zhang Yiwu.

Reyes, buen conocedor de China donde ejerció durante años como embajador de Chile, es partidario de que el poder de la cultura ha logrado hacer lo que en muchas otras ocasiones la política no ha conseguido.

En ese sentido, afirma que debe sacarse provecho de ello y presentar la cultura iberoamericana con fortaleza al resto del mundo. «Se ha despertado la misma sensación en China y sus industrias culturales están dispuestas a preparar proyectos que difundan su cultura internacionalmente», aseguró Reyes durante una entrevista con la revista Ábaco.

El chileno es defensor de que el poder de la cultura ha logrado hacer lo que en muchas otras ocasiones la política no ha conseguido. En ese sentido, afirma que debe sacarse provecho de ello y presentar la cultura iberoamericana con fortaleza al resto del mundo.

Desde China se observa con interés como productoras extranjeras lanzan creaciones que se alimentan de la historia y la cultura del país asiático y que cosechan grandes éxitos en su territorio, como fue el caso de la película «Mulán» o «Kungfu Fu», con dos personajes chinos como protagonistas, pero respaldadas por proyecciones estadounidenses.

Para el director del Centro de Estudios Latinoamericanos sobre China, los creadores latinoamericanos deberían aprovechar esta situación e iniciar un diálogo multisectorial con el país asiático para construir una vinculación de mutuo interés entre ambas zonas geográficas.

Reyes recordó que en el XII Plan Quinquenal 2011-2015, China se ha propuesto que su área cultural llegue a constituir el 5 por ciento de su PIB, frente al 2,4 por ciento que tiene en la actualidad, una prueba más del crecimiento e importancia de las industrias culturales en China.

Texto e imagen: Rita Álvarez Tudela